Todo lo que una mamá debe saber sobre el cuidado de un niño con ostomía

Todo lo que una mamá debe saber sobre el cuidado de un niño con ostomía

Si su hijo necesita cirugía de ostomía, su felicidad se mezclará con preocupación por la atención especial que se requiere, hoy le contamos todo lo que debe saber sobre cómo cuidar a un niño con ostomía.

En el caso de que su pequeño requiera de una cirugía de ostomía, además de comprender la afección médica de su hijo, usted deberá adquirir nuevas destrezas para manejar el sistema de bolsa y saber cómo combinar esas necesidades con sus demás ocupaciones.

Existen personas que pueden ayudar, además de los médicos de su hijo, puede apoyarse en enfermeras capacitadas en WOC (herida, ostomía y continencia) que se especialicen en la atención en ostomías, y está listo para ayudarle.

Una ostomía puede ser un nuevo tipo de cirugía para usted, pero no es un tipo de operación inusual en bebés y niños, aunque es más común en adultos.

Existen muchos motivos por los cuales un recién nacido o un bebé pueda necesitar una ostomía. Con frecuencia es una operación que salva la vida.

Normalmente, el estoma es rojo. Sin embargo, en ocasiones puede notar que cambia de color cuando su hijo está llorando. El color normal debe volver al cesar el llanto. Un cambio temporal de color usualmente no es motivo de preocupación.

El tipo de ostomía que tiene su hijo será determinada por el motivo de la cirugía. En el caso de una colostomía e ileostomía, la apertura se hace en una porción del intestino. En una urostomía, la apertura se hace en algún punto del tracto urinario.

Puede ser preocupante ver a su hijo por primera vez después de la cirugía. Puede haber una gran cantidad de tubos y equipo conectados a su hijo o a su alrededor. Su presencia puede ayudar a tranquilizar al niño. El personal del hospital estará ahí para ayudar. Asegúrese de hacer preguntas si no entiende algo.

Cuando vea el estoma por primera vez, es muy probable que un doctor o una enfermera esté con usted. Recuerde, el estoma no tiene sensación. Quizá note puntadas alrededor del estoma. Éstas se disolverán por sí solas.

Los padres a menudo se preguntan si la incisión puede infectarse. Es posible, pero poco común. Ni usted ni su hijo pueden controlar lo que sale del estoma. Inicialmente, puede o no haber una bolsa sobre el estoma. Dependiendo del motivo y el tipo de cirugía, el estoma puede funcionar de inmediato o puede tardar días. Tarde o temprano se necesitará una bolsa para recolectar el excremento o la orina y para proteger la piel de su bebé. Después de la cirugía, el estoma puede estar inflamado. Es común que cambie de tamaño y se haga más pequeño. Puede seguir encogiéndose hasta por ocho semanas después de la cirugía.

El estoma puede crecer junto con su hijo, especialmente si se necesita durante mucho tiempo o si es permanente. Puesto que los cambios son normales, es importante volver a medir el estoma periódicamente para asegurarse de estar cortando la barrera cutánea al tamaño correcto. Cada caja de nuestros productos contiene guías de medición. Los sistemas de bolsa que quedan bien ofrecen el mejor tiempo de uso.