Colostomía: La dieta antes y después de una reversión

4-Consejos-Profesionales-para-llevar-lo-mejor-posible-tu-Colostomía

Una dieta estricta es necesaria después y antes de una reversión de colostomía, la cual se realiza cuando el cirujano decide unir el extremo del colon en recuperación con la parte sana del colon.

Dieta preoperatoria y postoperatorias

Las dietas preoperatorias y postoperatorias de una colostomía son esenciales para la recuperación adecuada del paciente después de una cirugía, porque son coadyuvantes de la recuperación del colon para que se reinicie con prontitud los movimientos peristálticos del intestino.

Es por ello que la adecuada recuperación de un paciente dependerá, de manera directa, de una dieta prescrita por el médico que se llevará a cabo con el objetivo de acelerar los procesos de sanación y de esta manera poder llevar a cabo una reversión de colostomía.

La colostomía y en qué consiste

Las colostomías se utilizan para darle un descanso a un área afectada del colon. Una colostomía es un proceso quirúrgico que se encarga, básicamente, de seccionar por la mitad el intestino grueso (encargado de transportar las heces fuera del cuerpo). Uno de sus extremos es exteriorizado a través de un orificio en la pared abdominal que se le denomina estoma, siendo recibido por una bolsa de colostomía que pende desde el orificio.

La reversión de la colostomía y su procedimiento

Durante la cirugía de reversión de colostomía, las piezas separadas del intestino grueso se volverán a conectar y el estoma se cerrará. A partir de la operación quirúrgica el paciente tendrá que esperar, por lo menos, cuatro días para que el intestino se active. Las razones para la realización del procedimiento de la colostomía pueden ser variadas, desde heridas graves producidas por balas o en accidentes, hasta cáncer de colon y heridas al intestino grueso.

La dieta estricta del paciente

Ahora, ¿cuáles son los alimentos que debe consumir el paciente y con cuánta antelación debe iniciarse? En la etapa preoperatoria se iniciará con cuatro días de antelación para preparar al paciente. Debe ser una dieta blanda rica en líquidos como sopas, gelatina, zumos de frutas sin edulcorantes. Además, el consumo de 8 a 10 vasos de agua en especial el día antes de la intervención. Estos pasos deben acompañarse con la ingestión de alguna medicación especial que permita la limpieza total del colon. Por ello, es muy importante evitar el consumo de otros alimentos como granos, panes, frutos secos, verduras y frituras, contraindicados por su alto contenido de fibra y grasa. Y claro, eliminar por completo el consumo de alcohol y café.

Si la dieta preoperatoria es de gran importancia, la postoperatoria lo es aún más, con el seguimiento riguroso de las indicaciones del especialista se asegura el éxito de la cirugía. Seguir las pautas nutricionales señaladas por el tiempo que sean prescritas, es otro elemento de vital importancia para que paulatinamente el paciente vuelva a su vida normal con más fortaleza.

Bolsa para colostomía