Cinturones de Ostomía: El complemento perfecto

Cómo cambiar una bolsa de ostomía de dos piezas

Los cinturones de ostomía brindan mayor seguridad a las personas ostomizadas, siendo un complemento ideal para asegurar la bolsa al abdomen.

Actualmente existen una gran cantidad de accesorios para ostomizados que ofrecen soluciones para la vida diaria según la necesidad de cada persona. La principal función de estos complementos es proteger la piel periestomal y el mismo estoma de fluidos y cualquier trauma ocasionado por las actividades cotidianas.

¿Qué función cumplen los cinturones de ostomía?

Los cinturones tienen un papel importante como apoyo del sistema de la bolsa recolectora, sobre todo cuando se padece de hernias de ostomía, aportando mayor seguridad. Los cinturones especiales para los dispositivos de ostomía son un complemento que ayuda a la bolsa a adaptarse a la forma del abdomen del portador y a la base adhesiva, a fijarse con mayor seguridad sobre la piel.

Las bolsas de ostomía llevan incorporadas unas pestañas a las que se puede sujetar el cinturón para rodear la cintura de la persona ostomizada. Estos cinturones son graduables y se pueden ajustar a voluntad según las necesidades del portador. Para colocar el cinturón correctamente, es necesario que las pestañas de agarre estén orientadas hacia el exterior para evitar rozaduras con la piel del abdomen.

La mayoría de los cinturones mide 1 pulgada de ancho y son de material elástico, el más utilizado mide alrededor de 154 pulgadas de largo pero pueden ser ajustadas a un tamaño menor.

El cinturón de ostomía dispone de unos ganchos ubicados en ambos lados de la banda elástica que se acoplan a la bolsa o barrera, todo depende del sistema de ostomía que el paciente utilice.

Las personas ostomizadas se sienten más seguras y confiadas cuando saben que el cinturón les brinda soporte, sobre todo aquellas personas que tienen un estilo de vida activo, estas son las primeras que viven con el temor de que la bolsa se desprenda por accidente.

Es más tedioso conseguir cinturones con pestañas planas en los sistemas de bolsas recolectoras de una sola pieza, pero existen sistemas convexos de una sola pieza con pestañas de cinturón, aunque son un producto difícil de conseguir en el mercado.

En cambio en el sistema de bolsa de dos piezas las pestañas están en la barrera cutánea, haciendo más simple el procedimiento de cambiar la bolsa porque la correa de ostomía permanece estable gracias a que esta puede permanecer fija y soportar la pestaña sin retirar el cinturón para retirar la bolsa.

Es importante que los cinturones de ostomía estén ubicados en la posición correcta y tengan la tensión apropiada, no puede quedar ni muy flojo ni muy ajustado, para comprobar que tiene la tensión adecuada debe ser capaz de deslizar dos dedos entre el cinturón y la piel sin dificultad.

Si el cinturón ejerce una tensión exagerada puede ocasionar ulceraciones periostomales por la presión de las pestañas, generando erosiones alrededor del estoma.

Otro punto importante es que el cinturón debe estar alineado con la misma pestaña donde está enganchado, si este se sube a la cintura debe reubicarse nuevamente hasta estar paralelo a la pestaña de la bolsa.

Los cinturones están hechos para ser reutilizados, pueden durar entre 2 a 3 meses aproximadamente. Para garantizar su duración es recomendable evitar el uso de agua caliente para su limpieza.